LOS ANGELES DE LA CIUDAD
674
post-template-default,single,single-post,postid-674,single-format-standard,bridge-core-2.1.3,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-20.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

LOS ANGELES DE LA CIUDAD

 

LOS ANGELES DE LA CIUDAD (026)

Letra: Elena Poniatowska. Música: Liliana Felipe.

 

Hoy los ángeles de la ciudad

son todos aquellos que no saben que lo son,

ángeles de carne y hueso y un pedazo de pescuezo.

 

Lo cierto es que la ciudad tizna a los ángeles,

los revuelca en la ceniza,

les chamusca las alas y al pié de la letra

nos pinta angelitos negros.

 

Nuestros ángeles nada tienen que ver

con los angelitos cachetones

que de oro puro se ríen en los altares.

Nuestros ángeles nada tienen que ver

con los cachetones y nalgones

que de oro puro se ríen desde los altares.

 

Nuestros ángeles tratan de pasar esquivando a los coches,

magullándose, atorándose,

azuleando su piel de por sí ya dispuesta a los moretones.

 

Nuestros ángeles vuelan mal y bajito

con un sospechoso cargamento

de chiclets, kleenex, paletas y ositos pandas.

 

recitado: A la hora del angelus, si uno afina bien el oído, puede percibir el rumor de alas. legiones y legiones celestiales van cubriendo el cielo del atardecer, con los ojos bajos y el trotecito indio. En esta ciudad, y en otras, donde es tan difícil amar por encima de los cláxones, porque antes de ser ángeles amorosos, nos llega el edicto y la condena; entonces, junto a nuestro ángel en potencia, aunque se haya disfrazado de zopilote negro, volvemos a decir: “ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”…

 

 

Los Angeles de la ciudad