TANGÓTL

TANGOTL (355)

Jesusa Rodriguez y Liliana Felipe

 

Yo la ví a lo lejos, sentada en la sombra

con cien macehuales, que no conocía.

Pero su mirada, se posó en la mía

y brincó a mi pecho, como un huitzilin.

 

Clayudas con tasajo, comimos esa noche,

y en pleno Xicoténcatl un beso le pedí.

Pero Huitzilopochtli no estaba de mi parte

llegando a Azcapotzalco de nuevo la perdí.

 

Se hundió en aquella sombra, como Tezcatlipoca

y en el noveno infierno, se la tragó el Mictlán.

Sólo aquel apapacho se me quedó en la boca

y Ehécatl de un soplo me lo hace recordar.

 

Señora Tlazoltéotl te pido que regrese

te entrego mi basura por única ocasión.

No importa que con otra coma cacahuazintle

hincada en el metate te pido su perdón.

 

Que vuelva, que regrese, que de nuevo la bese,

Señora Chalchiutlicue, apágame esta sed!

Espero su retorno como el de Quetzalcóatl

ay serpiente emplumada devuélveme su ser.

 

Volvió con el quexquémetl encima del huipil,

mojados los huaraches y en el Nahui Ollin.

No sé cómo he podido vivir por tantos años

lejos de Xiuhtecuhtli, lejos de su calor.

 

Me dijo y encendimos al viejo Huehuetéotl

y fuimos al Tlalocan, al patio del verdor.

 

 

 

Tangotl 355