Hijo de presa

HIJO DE PRESA (274)

Letra: Catherine Sasanov. Música: Liliana Felipe

The book of hours/Las horas de Belén

 

Para su edad es chaparrito, es chaparrito, es chaparrito.

Se escurre por los barrotes de la celda

alma niña desprendida del cuerpo de su madre dormida.

 

Y vagando por los negros corredores de la cárcel,

vagando por cada celda, iluminada con veladoras

donde sólo se ven santos entre las tinieblas:

vagando, vagando, vagando.

 

(Oh! luz secular no das más que sombras

y este niño ya sabe como ser una sombra:

ser una sombra, ser una sombra, ser una sombra.)

 

Sobre la peste de orines, sudor y carne podrida

se oye el llanto de una mujer encerrada con su angelito-

su niña muerta.

El ruido de las alas de papel se le desgarra en las manos….

 

Para qué pedirle al bebé que se quede si nadie se va de aquí?

Desde hace doscientos años la última puerta del pasillo

se abre para cada presa solamente en sus sueños.

 

Huesos de juguete. Hogaza de pan, con baraja en el centro.

En las celdas tapizadas de billetes de lotería

a este niño no le queda qué robar.

 

Es sombra, es aliento, alma niña…

Ha visto como cada mujer es una linda piñata

llena de sexo, dinero y confesiones.

Ha visto cómo un hombre, la puede romper, le puede sacar….

ha visto como un hombre le puede sacar

cualquier cosa del cuerpo

ha visto como un hombre la puede romper.

 

Traducción: Luz Aurora Pimentel

 

 

Hijo de Presa